¿Qué sabemos de las emociones?


Tenemos 6 emociones básicas. Miedo, Tristeza, Rabia, Orgullo, Amor, y Alegría. Aunque algunas nos parezcan positivas y otras negativas, la realidad es que todas son absolutamente necesarias para una vida equilibrada y de bienestar.


Lo que no sabías es que cada emoción responde a un único estímulo, y si utilizas la emoción adecuada ante el estímulo que la moviliza, la emoción será la AUTÉNTICA, y traerá como resultado energía positiva, vitalidad, salud, eficaz resolución de problemas… Mientras que si utilizas la emoción no apropiada al estímulo, ésta será una FALSA emoción que traerá como consecuencia, energía negativa, agotamiento, somatización, problemas que se acumulan… Esos son los efectos que producen las disfunciones emocionales al utilizar una emoción FALSA en lugar de la AUTÉNTICA.


Cada emoción responde a un único estímulo y tiene una finalidad concreta.


¿Cómo vivimos las emociones, y cómo deberíamos vivirlas?


EL MIEDO


¿Sabías que la emoción que nos garantiza la seguridad y la armonía en nuestra vida y relaciones es el MIEDO? Y si lo sabías, ¿por qué esa emoción te hace sentir inseguro?


Existen tres maneras de experimentar el miedo:

  • Miedo auténtico: Detectas las amenazas que puedan alterar tu equilibrio natural y les pones límite. Te sientes seguro y respetado, ofreces armonía a tu entorno.

  • Miedo falso por exceso: Anticipas amenazas inexistentes. Tu interpretación de la realidad es desconfiada y ves peligros que no son reales. Como resultado te sientes impotente, paralizado, cobarde o apocado. Vives en la inseguridad.

  • Defecto de miedo: No ves las amenazas, no usas los límites, no sabes ponerte a salvo. Serás temerario, o inconsciente, incluso puedes resultar interesado o aprovechado para otras personas. Eres inseguro para ti y para los demás.

La correcta gestión del miedo te permite rodearte SOLO de personas sanas, pues gracias al diagnóstico podrás detectar lo tóxico y ponerte a salvo de ello.


LA TRISTEZA


Si bien la tristeza la entendemos como una emoción negativa que nos hunde y torna melancólicos, la realidad es que es la única emoción inteligente que nos permite desarrollarnos y avanzar.


Existen tres maneras de experimentar la tristeza:

  • Tristeza auténtica: Detectas las pérdidas y, sin necesidad de culpar a nadie, asumes la responsabilidad que tienes de crear tu bienestar. Desde esa aceptación localizas la solución que resuelva y te permita aprender.

  • Tristeza falsa por exceso: Creas pérdidas y problemas en tu mente, pero éstos no son reales. Es una forma negativa de interpretar la realidad que te torna fatalista, negativo y te conecta con el sentimiento de culpa.

  • Defecto de tristeza: No aceptas las pérdidas, por tanto no asumes tu responsabilidad esperando que tus problemas los resuelva otro. Mente pobre.

La correcta gestión de la tristeza te permite desarrollarte, mejorar, aprender. Aceptas el fracaso como opción de aprendizaje y sabes evitar pérdidas innecesarias.


LA RABIA


¿Qué relación tienes con la rabia? ¿Crees que es ira, violencia, estallido? Si piensas así seguramente tratarás de reprimirla. Y si la reprimes, acabará saliendo explosiva y sin control en el momento menos adecuado.


Existen tres maneras de experimentar la rabia:

  • Rabia auténtica: Detectas lo injusto y, con calma y naturalidad, propones medidas éticas que cortan con la mentira o manipulación, y devuelven la justicia a tu vida.

  • Rabia falsa por exceso: Ves injusticias donde no las hay, personalizas creyendo que los demás van contra tí. Serás impulsivo y reactivo y puedes caer con facilidad en el resentimiento o en el rechazo hacia quien no lo merece.

  • Defecto de rabia: Por evitar conflictos miras para otro lado, justificas al manipulador y sus manipulaciones. Tendrás falta de vitalidad y tu vida se llenará de injusticias.

La correcta gestión de la rabia te permite cortar con toda mentira, abuso o manipulación y llevar la justicia y la salud integral a tu vida.


EL ORGULLO


Cuando tachas a una persona de “orgullosa”, estás queriendo decir que es altiva o prepotente. Sin embargo cuando dices que estás muy orgulloso de ti, te refieres a que te sientes satisfecho por algún logro. Entonces, ¿qué interpretación del orgullo es la correcta?


Existen tres maneras de experimentar el orgullo:

  • Orgullo auténtico: Admiras lo grande y elevado, lo que te supera, al igual que admiras en ti tu crecimiento y superación. Sabes reconocer y reconocerte. No te comparas porque sabes que eres único y diferente.

  • Orgullo falso por exceso: Te sientes inferior, compites y tratas de compensar tu inseguridad inflando tu ego, mostrando arrogancia, prepotencia, soberbia.

  • Defecto de orgullo: Necesitas mucho reconocimiento externo porque no crees en ti, te sientes menos, no estás a la altura. Entregas tu poder a los más mediocres que jamás te darán la valoración que precisas.

La correcta gestión del orgullo te permite conectar con el ser auténtico que eres y crecer a dimensiones antes desconocidas, para alcanzar tu verdadero estatus personal.


EL AMOR


El amor es una emoción con la fuerza de mover montañas, pero pocas veces nos damos cuenta que su indebida utilización puede producir daños irreparables.


Existen tres maneras de manifestar el amor:

  • Amor auténtico: creas un espacio seguro donde el otro pueda ser sí mismo y se sienta aceptado por ser quien es. Sabes dar y pedir en la misma medida y solo entregas lo mejor a los que lo merecen (no al necesitado que te da pena y te chupa hasta el alma).

  • Amor falso por exceso: Das a todos por igual, al que lo merece y al que no. Eres salvador de causas perdidas y no recibes un ápice de los demás. Te desgastas, sufres, eres débil, masoquista, creas dependencias.

  • Defecto de amor: Puedes ser cínico o interesado, en cualquier caso desalmado. Rechazas lo bello, el detalle, lo que nutre.

La correcta gestión del amor te permite evaluar afinidades y rodearte de los mejores para contribuir a crear un mundo mejor. Sabes soltar para que el otro sea libre sin crear deudas en nombre de un falso amor.


LA ALEGRÍA


A todos nos encanta la alegría, pero pocos saben fluir con la vida, relajarse, disfrutar, recibir los regalos inesperados que no hemos hecho nada por obtener.


Existen tres maneras de experimentar la alegría:

  • Alegría auténtica: Eres un buscador de la “verdad” porque sabes que es lo único que te libera. Fluyes soltando los pesos muertos. Conectas con tu paz interior y con la espiritualidad. Eres un disfrute para todos.

  • Alegría falsa por exceso: Quieres ver oportunidades, crees en la magia y la casualidad. Vives en un mundo de fantasía que te impide conectar con la realidad. Tu vida es una huida hacia adelante.

  • Defecto de alegría: persona amargada que amarga la alegría pura y espontánea en los demás. Rechazo de la verdad. No sabe fluir ni disfrutar.

La correcta gestión de la alegría te permite experimentar la libertad plena en un fluir continuo con la vida. Es la dimensión más elevada que surge como consecuencia de vivir en autenticidad el resto de las emociones.


Gestionar las emociones es aprender a vivir. Observar la realidad de lo que nos rodea, y dejar de interpretar las cosas como a nosotros nos gustaría que fueran. Eres el único responsable de tu vida. Nadie puede ser feliz por ti.


Autora: Arancha Merino



Arancha Merino es Licenciada en Cc Empresariales. Tras 20 años de éxitos en la empresa privada, una grave enfermedad le hace parar y tomar conciencia de que algo pasaba en su interior. Profundiza durante 6 años en el comportamiento del ser humano a través del MAT (Metamodelo de análisis transformacional) y en la actualidad es divulgadora de la Ingeniería emocional y mentora emocional. Ha publicado 2 libros, Haz que cada mañana salga el sol y ¿Por qué me pasa lo que me pasa?

www.aranchamerino.com

Arancha nos hablará de las emociones en Una noche con... el próximo martes 5 de marzo de 20:00 a 22:00 en Around Lounges. Entradas en www.unanochecon.com

Recent Posts